El neurofisiólogo John Arden, autor de "Taming amígdala ", Dice en qué principios y procesos fisiológicos se basa la práctica de la conciencia y por qué la necesita el hombre moderno.

Durante miles de años, las personas han estado creando técnicas de conciencia y relajación en diferentes culturas y religiones. Estas prácticas activaron el sistema nervioso parasimpático, aunque nadie sabía de su existencia en ese momento. Hoy, los científicos entienden mucho mejor lo que le sucede al cerebro cuando logramos la paz y el "silencio de la mente".

Conciencia parasimpática

Apunte con el dedo a alguien que no haya experimentado estrés al menos una vez en su vida. Y cuanto más se adentra en el bosque, más difícil: multitarea, proyectos paralelos, la necesidad de autorrealización, ser un buen padre e hijo al mismo tiempo, desarrollar y encontrar tiempo para pasatiempos ... Parece que la realidad requiere demasiado de nosotros. El resultado es la ya dolorosamente familiar frase "estrés y fatiga crónica", que tiene un significado propio y bastante triste para todos. Y no solo desde un punto de vista psicológico sino también fisiológico.

Cuando una persona está en un estado de estrés, la tensión muscular le quita mucha energía. Este es un tipo de vampirismo energético. Es por eso que una persona se siente cansada, pero también tensa al mismo tiempo. Los efectos del estrés crónico se acumulan gradualmente en los músculos, haciéndolos más gruesos y cortos a medida que se forma más tejido conectivo del necesario. El estrés conduce a un estado de preparación para el combate de nuestro sistema nervioso simpático, que ya está activo. Y tenemos un sistema nervioso "doblemente activo". Agradable poco.

Una de las principales reacciones que salvó la vida de nuestros antepasados ​​y que aún lo hace por nosotros es la reacción del cerebro "golpear o correr", que involucra el sistema nervioso simpático. Sin embargo, el cerebro no puede estar constantemente en alerta. El cerebro necesita reiniciarse para funcionar correctamente. Y aquí entran en juego las reacciones opuestas: conciencia y relajación ("respuesta de relajación"). Pero estas reacciones desencadenan nuestro sistema nervioso parasimpático, que es responsable de los procesos de inhibición.

No importa qué métodos se utilicen y en qué medida la medicina moderna y cada uno de nosotros confíe en ellos. Me pregunto que. La visualización, la meditación, la oración e incluso la hipnosis son prácticas basadas en el principio de atención abierta. Tienen un objetivo común: reducir la excitación y entrar en el modo de "inhibición" de los procesos nerviosos.

La conciencia y el cerebro

El Dalai Lama dijo una vez: "Cuando los nuevos descubrimientos entren en conflicto con la doctrina del budismo, debe cambiar al ritmo de la ciencia". Los estudios de meditación realizados por muchos científicos han demostrado que la conciencia tiene un efecto positivo en el cerebro. Por ejemplo, Richard Davidson y sus colegas de la Universidad de Wisconsin han identificado áreas del cerebro que son responsables de que una persona viva consciente y claramente cada minuto de su vida.

Davidson y sus colegas realizaron un experimento interesante: estudiaron los cerebros de los monjes tibetanos en equipos modernos. Resultó que los monjes que han estado meditando en la compasión durante décadas tienen un lado izquierdo más activo de la corteza orbitofrontal. Además, es más grueso en ellos que en las personas que no meditan o practican prácticas similares. Esta es una de las razones por las que miran la vida de manera más positiva.

Durante el experimento, se pidió a los monjes que "incluyeran" sentimientos de empatía y lástima (lo cual no es difícil para ellos). Los dispositivos mostraron que en este momento se activaron simultáneamente muchas conexiones neuronales. Cuando las neuronas se sincronizan al mismo tiempo, el cerebro produce una señal con una frecuencia de 25-40 oscilaciones por segundo, esto ritmo gamma . Curiosamente, las ondas gamma están activas no solo cuando los monjes meditan conscientemente, sino también en otros momentos. Resulta que la conciencia cambia el cerebro a nivel fisiológico.

Siete principios científicos de conciencia.

La conciencia y la meditación consciente afectan áreas específicas del cerebro. Por ejemplo, la corteza prefrontal está involucrada en el proceso de reflexión, que es en gran medida el foco de la meditación. Esta área del cerebro se llama centro de "reflexión" (o centro de conciencia). Y esto se debe al sistema parasimpático ("inhibidor") de nuestro cerebro. ¿Como?

Hay siete principios básicos de activación del sistema nervioso parasimpático. Esta es la base del yoga, la meditación, los ejercicios de relajación, la hipnosis y otras técnicas similares:

1 Respiración rítmica:

Cuando una persona controla su respiración, respira profunda y conscientemente, el pulso se ralentiza y hay una calma general.

2 Atención enfocada:

es decir, "atención abierta", que hace posible estar en el momento presente, "aquí y ahora". Esta condición activa la corteza prefrontal, que suprime la actividad de la amígdala (cuerpo con forma de almendra), que es el principal "botón de alarma" de nuestro cerebro, así como el sistema nervioso simpático.

3 El ambiente tranquilo promueve la concentración de la atención:

Y después de un tiempo, si entrenas, una persona desarrolla la capacidad de relajarse conscientemente, ya sea en voz alta junto a él, o en silencio y con calma.

4 Invaluación y posición de aceptación de una situación:

cuando una persona abandona las expectativas, solo observa y no evalúa lo que está sucediendo, el estrés pasa. Como dicen, si te sientas junto al río durante mucho tiempo, puedes ver el cadáver de tu enemigo flotando. No se trata de enemigos, por supuesto, pero el grano de la verdad está ahí.

5 Pose relajada:

los ejercicios de estiramiento NO son tonterías y no son un capricho de los yoguis. Traen beneficios que tienen una explicación científica. El cerebro necesita sangre para fluir constantemente. Durante el estiramiento, la sangre, que está privada de oxígeno, se dirige de regreso a los pulmones, para una nueva porción de O2. Esto apoya el flujo de dicha sangre, suficientemente saturada de oxígeno. Este mecanismo hace que el cerebro trabaje a plena capacidad y alivia el estrés.

6 Observación:

En lugar de tomar cada detalle en serio, es mejor distanciarse del estrés. Esta posición de observación incluye el sistema nervioso parasimpático. Y de vez en cuando, cada vez más rápido.

7 Nombrando emociones:

cuando una persona llama por sus nombres (y, en consecuencia, se da cuenta) de sus emociones, la actividad de la amígdala disminuye y se activa el lóbulo frontal izquierdo, que es responsable de las emociones positivas. Esto ha sido probado por la investigación utilizando métodos que visualizan.

Estos principios pueden verse como instrucciones de uso, como prácticas que pueden refrescar el cerebro, ayudar a concentrarse, volverse más enérgico y sentirse más tranquilo. Los neurofisiólogos señalan que la conciencia y la relajación aumentan los niveles de estrés. Por lo tanto, puede intentar dedicar unos minutos al día exactamente a la práctica que considere aceptable para reajustar el cerebro a una onda más tranquila.

fuente: ideanomia
Traducción: Rhythms Media.ink
Collages: Victoria Mayorova

Materiales populares

Te subiste versión beta sitio web rytmy.media. Esto significa que el sitio está en desarrollo y pruebas. Esto nos ayudará a identificar el número máximo de errores e inconvenientes en el sitio y hacer que el sitio sea conveniente, efectivo y hermoso para usted en el futuro. Si algo no funciona para usted, o si desea mejorar algo en la funcionalidad del sitio, contáctenos de cualquier manera que sea conveniente para usted.
BETA